Productos

Envasado

El butano y propano se pueden encontrar envasados en bombonas de 6, 11, 12,5 y 13 Kg. Normalmente se utilizan en el interior de los hogares, pequeña industria (carretillas elevadoras) y restauración, además de usos artesanales y agrícolas. También se distribuyen bombonas de 35 y 40 Kg., instaladas en el exterior de las viviendas o locales comerciales. La mayor ventaja de esta presentación es su flexibilidad, ya que puede llegar a cualquier parte.

El tubo flexible por el que sale el gas debe ser apto para gas licuado, por lo que el usuario debe asegurarse de la marca que lo indica:  . Además, deberá controlar la fecha de caducidad del tubo, pues no es recomendable usarlo más allá del tiempo indicado.

Revisiones GLP Envasado

De acuerdo con el Reglamento Técnico de Distribución y Utilización de Combustibles Gaseosos, (R.D. 919/2006, artículo 7 y artículo 4.2 de la ITC-07) relativa a instalaciones y aparatos de gas: “Los titulares o, en su defecto, los usuarios actuales de las instalaciones receptoras no alimentadas desde redes de distribución, son responsables de encargar una revisión periódica de su instalación, utilizando para dicho fin los servicios de una empresa instaladora de gas autorizada de acuerdo con lo establecido en la ITC-ICG 09”.

Dicha revisión se realizará cada cinco años, “salvo criterio de la comunidad autónoma”. Con objeto de facilitar a los usuarios la realización de la revisión periódica, las empresas suministradoras tienen a disposición del cliente Servicios Oficiales de mantenimiento, que están compuestos por una serie de empresas instaladoras, legalmente habilitadas, que realizan las revisiones periódicas siguiendo idénticos parámetros de seguridad.

La empresa instaladora deberá entregar al usuario un certificado acreditativo de la revisión realizada, firmado por el instalador autorizado de dicha empresa que haya realizado la revisión.

Los usuarios deberán tener claro que una factura no es un certificado. 
No abone la factura si no le entregan previamente el certificado de la revisión efectuada. El usuario o la empresa instaladora deberán entregar una copia del certificado a la empresa suministradora. Además, no tiene obligación de hacer más revisiones durante el plazo para el cual es válido el certificado de la revisión efectuada.

Pasos a efectuar por parte del técnico autorizado durante una revisión periódica:

1 – Comprobación de las condiciones del local:

  • Volumen mínimo: 8 m3.
  • Ventilación adecuada: rejillas ubicadas correctamente, con las medidas reglamentarias y no obturadas.
  • Salida de humos correcta: al exterior con tubo vertical de 50 cm protegido en la parte superior, o al exterior de forma directa protegida con deflector.

2 – Comprobación de la situación de la(s) bombonas(s):

  • Nunca ubicadas en sótanos, por debajo del nivel del suelo.
  • Alejadas de las fuentes de calor y de enchufes o interruptores eléctricos.

3 – Revisión del Regulador:

  • Comprobar válvula.
  • Comprobar junta de estanqueidad.
  • Comprobar ausencia de fugas, con regulador abierto y cerrado.

4 – Comprobación de Manguera o Tubo Flexible:

  • Comprobar fecha de caducidad y sustituir si procede.
  • Comprobar estanquidad.

5 – Comprobación de la Instalación Rígida:

  • Comprobar que la tubería está bien grapada a la pared y accesible.
  • Comprobar existencia de llaves de corte en todos los aparatos.
  • Comprobar estado y funcionamiento de las llaves de corte.

6 – Realización de la Prueba de Estanquidad de la instalación:

  • Utilizar equipo adecuado para tal fin: columna de agua, manómetro, fugómetro, etc.
  • Realizar comprobación en dos fases: con llaves de corte cerradas y abiertas.

7 – Comprobación de la combustión higiénica de los aparatos:

  • Utilizar equipo adecuado a tal fin: equipos de análisis de la combustión calibrado.
  • Realizar comprobación del CO-ambiente y medición del monóxido en los conductos de evacuación de los productos de la combustión.

Defectos detectados en la revisión

1 – Si al efectuar la revisión aparecieran defectos en la instalación, será responsabilidad del usuario su corrección.

2 – Los defectos mayores (fuga de gas, tubería flexible dañada, instalaciones que precisen conductos de evacuación de humos reglamentarios y carezcan de él, aparato a gas con combustión no higiénica, etc.) deben ser reparadas inmediatamente. De lo contrario, la parte de la instalación afectada deberá quedar fuera de servicio.

3 – Los defectos menores deben ser reparados en el plazo indicado en el certificado de revisión, que no podrá ser superior a seis meses. En cualquier caso, se recomienda que los defectos sean reparados inmediatamente.

Granel

Se refiere a un sistema de instalación en el que el gas licuado se almacena en depósitos individuales fijos, de diferente capacidad (entre 1.000 y 50.000 kg). En este sistema, el GLP se suministra al depósito desde un camión cisterna que transporta el producto desde la planta hasta las instalaciones del cliente.

Este sistema de gas licuado, por su capacidad y forma de almacenamiento, se utiliza, además de en viviendas unifamiliares, en actividades industriales, agropecuarias y en el sector servicios (restauración, hostelería, etc.) ya que para su uso no es necesario estar conectado a ningún gasoducto. Además, en el sector automoción goza de gran popularidad ya que ofrece exclusividad en el repostaje de grandes y pequeñas flotas de vehículos que funcionan con skids de Autogás.

Tipos de depósitos:

Aéreo: en un espacio abierto, como una azotea, una zona verde, etc.

Enterrado: oculto, bajo tierra.

 

Revisiones GLP a Granel

Las instalaciones de almacenamiento de GLP en depósitos fijos están sujetas a las inspecciones y pruebas periódicas señaladas en la ITC-ICG 03 “Instalaciones de almacenamiento de Gases Licuados del Petróleo (GLP) en depósitos fijos (Real Decreto 919/2006, de 28 de julio de 2006)”.

El titular de la instalación o, en su defecto, los usuarios serán los responsables del mantenimiento, conservación, explotación y buen uso de la instalación de tal forma que se halle permanentemente en disposición de servicio, con el nivel de seguridad adecuado. Para ello, deberán disponer de un contrato de mantenimiento.
La empresa que tiene suscrito el mantenimiento deberá prestar los siguientes servicios:

a) Mantenimiento preventivo.

Contempla:

  • Inspección visual de la instalación, examen de pintura, control de distancias seguridad, presiones de salida, medición potenciales (en caso de poseer) y tomas de tierra y estanqueidad de los equipos.
  • Comprobación de si se han realizado cambios en la instalación exterior con relación al proyecto original y a las autorizaciones legales pertinentes.
  • Comprobación del funcionamiento del equipo de regulación, el de vaporización y/o trasvase, si hubiese/n.
  • Comprobación de los extintores y en las instalaciones que por su capacidad lo requieran, verificación del funcionamiento de los equipos de agua contra incendios.
  • Comprobación de carteles indicadores (“Gas inflamable”, “Prohibido fumar y encender fuego”), así como la cerradura del cerramiento (o en su defecto de la “capota” del depósito), se encuentran en buen estado.
  • Realizar una limpieza de la superficie que comprende la estación de GLP, con retirada de escombros y en general de todo aquello que “no debiera estar en ella” y, de forma general, controlar todos aquellos aspectos que puedan afectar a la seguridad o buen funcionamiento de la instalación.

b) Revisión periódica.

Será realizada por la empresa mantenedora cada 5 años, contados a partir de la fecha de puesta de gas en la instalación. Para la realización de la revisión periódica se deberá verificar su correcta estanquidad y aptitud de uso.

Cuando la revisión sea favorable, la empresa instaladora emitirá un certificado de revisión que entregará al usuario o titular. En caso contrario, se cumplimentará un informe de anomalías que deberá ser entregado al titular, el cual será responsable de que se realicen las correspondientes subsanaciones.

c) Prueba de Presión

  • Cada 15 años se llevará a cabo una prueba de presión con arreglo a los criterios que se establecen en la norma UNE 60250, respecto a pruebas y ensayos.
  • El titular de la instalación debe encargar las pruebas periódicas de presión a un organismo de control quien, asistido por la empresa que tiene suscrito el mantenimiento, realizará la prueba y emitirá un acta de pruebas.

d) Atención de urgencia

La empresa mantenedora cumplimentará el “Libro de Mantenimiento de la Instalación” o documentación equivalente, una vez realizadas las visitas de mantenimiento preventivo, quinquenales o de presión.

No podrá suministrarse GLP a ninguna instalación si el titular de la misma no acredita ante la empresa suministradora, la realización de las revisiones indicadas en la ITC-ICG 03, en los plazos oportunos y con resultado favorable.

Recomendaciones de uso GLP Granel

La estación de almacenamiento debe permanecer limpia y no debe haber en ella:

  • Materiales combustibles (hierbas secas, rastrojos, maderas, lubricantes, neumáticos, etc.)
  • Elementos ajenos a la instalación (materiales de construcción, escombros, equipos de limpieza, etc.)
  • Fuentes que puedan producir fuego, equipos eléctricos, etc.
Canalización

El gas licuado llega a través de una tubería. El uso de gas licuado canalizado es ideal para aquellos grupos de consumidores geográficamente próximos (urbanizaciones, edificios, poblaciones, etc.) que puedan beneficiarse conjuntamente de la instalación de gas.

Los  principales usos del gas licuado canalizado se dan en el hogar, ya que es una energía ideal para la calefacción, climatización, tratamiento de agua caliente sanitaria y como fuente energética de cocinas (cocción y línea blanca).

Por el tipo de almacenamiento y la capacidad de los tanques (de 1.029 Kg a 10.227 Kg), el gas licuado canalizado es una de las formas más cómodas y seguras, ya que no necesita estar conectada a ningún gasoducto. Además, el suministro se realiza a través de un contador, que registra el consumo individual de cada usuario. Los contadores se sitúan en espacio adecuado, que debe cumplir la normativa vigente, de manera que cualquier consumidor pueda acceder fácilmente a la lectura de su consumo para el control del gasto.

Tipos de depósitos:

Aéreo: en un espacio abierto, como una azotea, una zona verde, etc.

Enterrado: oculto, bajo tierra.

Revisiones GLP Canalizado

El titular de la instalación o en su defecto los usuarios, serán los responsables del mantenimiento, conservación, explotación y buen uso de la instalación de tal forma que se halle permanentemente en servicio y con el nivel de seguridad adecuado.

Asimismo atenderán las recomendaciones que, sobre seguridad, les sean comunicadas por el suministrador.

Las modificaciones de las instalaciones deberán ser realizadas en todos los casos por instaladores autorizados quienes, una vez finalizadas, emitirán el correspondiente certificado que quedará en poder del usuario.

  • Las instalaciones receptoras de gas canalizado sólo podrán ser inspeccionadas cada cinco años por parte del distribuidor con personal debidamente identificado.
  • La revisión periódica de los centros de almacenamiento que alimenten a redes de distribución se realizará cada 2 años.
  • Del mismo modo, la inspección periódica de las partes comunes de la instalación receptora deberá ser efectuada por el distribuidor con una periodicidad de 5 años.
  • Los titulares de estas instalaciones receptoras abonarán el importe derivado de las inspecciones periódicas (tanto individuales como comunes) al distribuidor.